El aeropuerto de Manises está en auge

La primera década del Siglo XXI se caracterizó por un enorme crecimiento en el aeropuerto de Valencia. Debido a la crisis económica que llevamos padeciendo durante una década, esta situación ha cambiado drásticamente y esta subida se ha visto agravada.

Manises logró colocarse como uno de los aeropuertos más importantes de España debido a los acontecimientos que Valencia consiguió acoger. Actualmente, esta situación ha mejorado respecto a los años anteriores y empieza a recuperarse debido al crecimiento económico progresivo y a la inestabilidad política existente en diversos países también turísticos de otros países y continentes. Concretamente, en el año 2014 se produjo el primer signo de crecimiento, aunque sus valores seguían siendo negativos. Los años 2015 y 2016 el tráfico de viajeros aumentó notablemente, situándose en 9,9% y 14,7% respectivamente.

Entre los meses de mayo 2016 y abril del presente año, el crecimiento interanual de las instalaciones valencianas ha superado el 7% y cabe recordar que todavía faltan por llegar los meses más intensos, que suelen coincidir con la estación del verano. De ese modo, este año el aeropuerto de Manises puede llegar a unas cifras astronómicas. Durante los cuatro primeros meses de este año, la cifra de pasajeros asciende ya a 1,8 millones, por lo que este año puede ser el de mayor llegada de pasajeros. El año pasado, las cifras ascendieron a casi los 6.000.000 de pasajeros, unos cuantos menos de los que hubo en 2007 con motivo de la Copa América.

Actualmente, es posible viajar desde Valencia a más de 100 destinos y el número de asientos se ha incrementado en un 13% con origen o destino al aeropuerto de Valencia. 5,4 millones de butacas serán las que se ofertarán durante os meses de verano.

De las 21 nuevas rutas durante el verano, 12 de ellas serán operadas por la aerolínea de bajo coste Ryanair en lugares como Cracovia, Malta, Santander o Varsovia, entre otros. Santander será cubierta por Volotea, Rotterdam por Transavia, Londres-Luton y Toulouse por la compañía EasyJet, Orán y Barcelona por Vueling, Birmingham con Monarch y Barcelona, de nuevo, pero con Air Nostrum. Además, la compañía Fly One enlazará Valencia con Chisinau con dos frecuencias semanales durante cinco meses.

Las compañías de bajo coste siguen siendo las preferidas por los pasajeros en el aeropuerto de Manises, ya que más de 40 compañías están operando en el aeropuerto actualmente. Sin duda, esta noticia es realmente positiva, teniendo en cuenta que el sector terciario en Valencia genera uno los ingresos más importantes del año.