¿De dónde provienen las causas del miedo a volar?

Las noticias que tratan sobre diversas catástrofes relacionadas con los aviones tienen un impacto en los medios de comunicación muy alto. Afortunadamente, suceden pocos casos en comparación con otros medios de transporte, pero aún así, consiguen aumentar el pánico y el nerviosismo en la sociedad.

Los accidentes que tienen que ver con algún famoso o diversas películas relacionadas con este caso, también aumentan esa sensación de fobia. Como recogíamos en el anterior artículo, el miedo a volar lo padecen gran cantidad de personas, pero en muchas ocasiones, el ser humano es quien se deja influir por el entorno o diversos factores sociales, personales, técnicos, imaginarios o individuales.

Los factores reales tienen que ver con aquellas preocupaciones que tiene el pasajero en el momento de viajar. Los expertos indican que este estado de ansiedad e irritación consigue que se aleje cualquier mínima posibilidad de espantar los miedos por parte de la persona afectada.

Es muy complicado desentrañar el momento concreto en el que empieza a desarrollarse este pánico a volar, puesto que cada persona tiene una serie de motivos. En cualquier tipo de fobia, la imaginación es un factor muy importante para desarrollarla y, según lo expertos en psicología, el propio pasajero es quien tiene las armas para poder superar este miedo. Tener la capacidad de detener los pensamientos irracionales y negativos y, a su vez, sustituirlos por positivos y controlar la respiración y musculatura, ayudan mucho a superar estos momentos de auténtico temor.

Volar en avión es 29 veces más seguro que hacer el coche y 4 más veces que hacerlo en tren.

Los factores individuales son muy importantes para que una persona adquiera esta fobia. Sin embargo, se puede curar el miedo a volar a través de información de libros, vídeos, material didáctico y terapia, además de poder realizar un curso de simulación de vuelo, que siempre es efectivo.

En cuanto a los consejos para volar tranquilo, destacan por parte de las aerolíneas son: moverse durante el trayecto, especialmente muñecas y tobillos, tomar líquidos cada hora, ya que ayuda a diluir la sangre e hidratarse y, por último, un anticoagulante como las aspirinas para prevenir males mayores.

Los expertos indican que lo más importante es asesorarse con especialistas en el mundo de la aviación, profundizar en los aspectos técnicos, conocer los avances tecnológicos e informarse de cada detalle del avión para identificar cada una de las fases del vuelo.

Superar el miedo a volar pasa por uno mismo, por lo que si te encuentras en esta situación, ya conoces las claves para hacerle frente y poder ver mundo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *